FUNDACION CERMI MUJERES en las redes sociales

  • Ir a Cermi en twitter.

Generosidad

lunes, 5 de abril de 2021Generosidad Nº67 - Abril 2021

Boletín digital informativo sobre género y discapacidad

Opinión

YoSiTeCreo

Por Concha Díaz. Miembro del Patronato de la Fundación CERMI Mujeres.

Concha Díaz.
Hace unos días, el gobierno de Turquía decidió abandonar el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica. Gracias a este gran tratado europeo de carácter jurídicamente vinculante y relativamente reciente, de 2011, hay Estados que están introduciendo cambios en la legislación e implementando políticas públicas más firmes contra las violencias machistas. Lamentablemente, también hay Estados europeos que continúan anclados en la comodidad del silencio, en ese mirar para otro lado y consentir la injusticia y la violación de los derechos humanos de las mujeres.
 
La falta de credibilidad de las mujeres es la gran mentira del patriarcado. La fake news más vieja del mundo y la más perdurable. El virus de la misoginia, el desprecio más absoluto a las mujeres y a las niñas por el mero hecho de tener vagina, tiene unas raíces profundas y muchas variantes que le permite sobrevivir y continuar propagándose en nuestras sociedades. La mejor vacuna posible tiene un único compuesto muy sencillo: creer a y en las mujeres. Esa sería la base de nuestra educación como persona y como comunidad, de una legislación poderosa y de unas políticas públicas que merecen llamarse feministas y valientes. 
 
Da escalofríos observar que, tal y como se entra, se sale de un convenio que representa el esfuerzo internacional de proteger a las mujeres y las niñas de la violencia a la que nos enfrentamos todos los días. Que en cuestión de derechos para las mujeres como se avanza, se retrocede. Vivimos en sociedades, aunque algunas sean mucho más amables, seguras y justas que otras, donde por una cosa, por otra o por todas es “completamente legal” y “así de fácil” convertirnos en objetos, explotarnos, violarnos, desprestigiarnos, anularnos. ¿Creer a las mujeres? ¿Creer a las niñas? Continuemos silenciándolas, cuestionándolas, limitándolas. Este sigue siendo el mensaje de fondo.
 
2020 fue el año en que España creyó a las personas con discapacidad y,  concretamente, a las mujeres y a las niñas con discapacidad, eliminando del derecho español cualquier posibilidad de esterilización forzosa o no consentida, con autorización judicial, de las personas con discapacidad incapacitadas judicialmente. Recordemos que la mayoría de las personas con discapacidad sometidas a esta práctica eran mujeres.  A nadie pareció resultarle extraño hasta que la Fundación CERMI Mujeres y CERMI Estatal enfocaron esos lugares oscuros del derecho que reflejan los de nuestra sociedad. 
 
Capacitismo y audismo son también virus muy enraizados en nuestras sociedades. El primero nos condena a todas las personas con discapacidad; el segundo, a las personas sordas. Es agotador que tus opiniones, tus capacidades, la lengua en la que te comunicas, tu testimonio y tu modo de vida carezcan de valor en el imaginario colectivo, ante la ley, o que te obliguen a ser o parecer menos sorda, a disimular tu discapacidad, sea cual sea, para que pase desapercibida. Todo forma parte de un mismo discurso elaborado y mantenido desde el poder a lo largo de los siglos
 
Decía Vicky Bendito en su artículo “Basura” que hay que desconstruir la sociedad machista. Hagamos lo mismo con la sociedad audista y capacitista. 
 
Creer a las mujeres y a las niñas con discapacidad supone tirar a la basura cualquier discurso opresor que nos limite, por poderoso, por políticamente correcto, por creíble que este parezca. 
 
Luchar por las mujeres y las niñas con discapacidad es creer en nosotras y con nosotras. YoSiTeCreo
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • Logotipo de la Fundación CERMI Mujeres. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.