FUNDACION CERMI MUJERES en las redes sociales

  • Ir a Cermi en twitter.

Generosidad

lunes, 04 de julio de 2016Generosidad Nº15 - Julio 2016

Boletín digital informativo sobre género y discapacidad

Banner: convención internacional sobre derechos de las personas con discapacidad. Abre en ventana nueva.

Protagonistas

“Es necesario identificar los esfuerzos para fomentar la dimensión de la diversidad humana y para que se tenga en cuenta a todas las mujeres, y en particular a las que pertenecen a poblaciones invisibles y olvidadas”

06/07/2016

Nacida en Zafra (Badajoz), cursó sus primeros estudios en un colegio de la ONCE de Sevilla para continuar posteriormente su educación secundaria en la enseñanza ordinaria en el Liceo Saint Ubert de Bruselas. Licenciada en estudios de Ciencias de la Educación y Psicología y con estuDios de doctorado, Peláez comenzó su carrera profesional en el ámbito de las relaciones internacionales en el año 2000, tras haber sido elegida ese año Consejera General de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) y en el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad de España (CERMI).

aNA
 
Desde entonces hasta el momento presente, compagina su trabajo en ambas organizaciones con otras que se han venido sumando también desde el ámbito internacional, siendo especialmente relevante el papel que desarrolla en la actualidad en Naciones Unidas, como integrante del Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

¿Cuál es su opinión el papel que los organismos internacionales de vigilancia de los derechos humanos de las mujeres, como el Comité de la CEDAW, deben jugar a favor de los derechos de las mujeres y niñas con discapacidad?

En primer lugar, creo que es necesario considerar a las mujeres y niñas con discapacidad de manera sistemática en la labor de organismos tales como el Comité de CEDAW, porque se estima que las mujeres y niñas con discapacidad constituyen aproximadamente el 20% de la población global de mujeres, se encuentran entre las poblaciones más pobres, y sufren formas agravadas de discriminación.
 
Asimismo, es necesario reforzar la labor de este Comité de CEDAW en relación con la discriminación múltiple que padecen muchas mujeres invisibles, y esto requiere que se avance en la elaboración de directrices dirigidas a los Estados parte en relación con la discriminación interseccional, para así garantizar que no se deje a nadie atrás.
"Es necesario considerar a las mujeres y niñas con discapacidad de manera sistemática en la labor de organismos tales como el Comité de CEDAW, porque se estima que las mujeres y niñas con discapacidad constituyen aproximadamente el 20% de la población global de mujeres"
En tercer lugar, es fundamental realizar aportaciones al proceso de fortalecimiento de la colaboración entre los órganos de tratado de la ONU, para que se enriquezcan mutuamente y se adopte un enfoque coherente, trabajando en la misma línea cuando aborden las mismas cuestiones.
 
Por último, creo necesario identificar los esfuerzos para fomentar la dimensión de la diversidad humana y para que se tenga en cuenta a todas las mujeres, y en particular a las que pertenecen a poblaciones invisibles y olvidadas.
 
¿Cómo funciona la discriminación sobre las mujeres y niñas con discapacidad y qué experticia tiene en esta materia?
 
Todos los derechos humanos están relacionados entre sí y se aplican a todos los seres humanos. Somos diversos y, como mujeres, nos encontramos ante distintos motivos de discriminación que pueden agravarse debido a factores como la edad, la discapacidad, el origen indígena, étnico, nacional o social, la identidad de género, las opiniones políticas o de otra índole, la raza, el estado de refugiado, migrante o asilo, la religión, el sexo, o la orientación sexual. Es necesario trabajar de forma interseccional.
 
Creo que una cuestión primordial es la falta de reconocimiento de los derechos de todas las mujeres y niñas. Es necesario adoptar medidas encaminadas a su desarrollo, adelanto y empoderamiento, a reconocer a todas las mujeres y niñas, con su diversidad y como titulares indiscutibles de derechos, proporcionando vías para que se escuche su voz y fomentando su fuerza y autoridad para tomar decisiones en todos los ámbitos que afectan sus vidas.
 
La falta de inclusión de la perspectiva de género en las políticas de discapacidad, y la falta de la perspectiva de derechos humanos de las personas con discapacidad en las políticas de género, como ocurre con la escasez de recursos accesibles cuando las mujeres y niñas con discapacidad son víctimas de violencia, son ejemplos de ello.
 
Otro asunto importantísimo es la falta de igualdad. Para garantizar los derechos humanos de las mujeres, se precisa un conocimiento integral de las estructuras sociales y relaciones de poder en las que se encuadran la economía y la dinámica social. Los estereotipos de género son muy dañinos; por ejemplo, los estereotipos nocivos en torno a la mujer con discapacidad incluyen, pero no se limitan, a los siguientes: son asexuales, incapaces, irracionales, les falta control y/o son hipersexuales.
"Para garantizar los derechos humanos de las mujeres, se precisa un conocimiento integral de las estructuras sociales y relaciones de poder en las que se encuadran la economía y la dinámica social"
Al igual que todas las mujeres, las mujeres con discapacidad tienen derecho a elegir el número de hijos/as que quieren tener y el tiempo entre un nacimiento y otro, así como el derecho a mantener el control y decidir libre y responsablemente sobre cuestiones relativas a su sexualidad, incluida la salud sexual y reproductiva, sin sufrir coacción, discriminación o violencia.
 
Mis ámbitos específicos de especialización en esta materia se relacionan con los obstáculos que enfrentan las mujeres y niñas con discapacidad en el acceso a sus derechos, y de modo particular en relación con la igualdad y no discriminación de poblaciones menos visibles, el empoderamiento y la toma de decisiones, la participación política, la violencia, la accesibilidad, el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y de la Agenda 2030, la inclusión, el derecho a la salud sexual y reproductiva, la capacidad jurídica y el acceso a la justicia.
 
¿Considera que estas cuestiones están incluidas en la agenda general de Naciones Unidas?
 
Claramente no. Es todavía necesario adoptar un enfoque de doble vía: por una parte, se requiere la incorporación de manera transversal y sistemática de los intereses y derechos de las mujeres más marginadas e invisibles en el Comité de CEDAW y conjuntamente con otros comités, con agencias de la ONU, relatorías especiales y la sociedad civil, aprovechando las herramientas existentes como las observaciones finales, desarrollando días de debate general conjuntos, y elaborando observaciones y recomendaciones generales, entre otras. Por otra parte, es preciso realizar el seguimiento del cumplimiento de la Convención en los Estados Parte, con el apoyo de las agencias de la ONU sobre el terreno y de la sociedad civil.
 
¿Qué retos normativos, estructurales, ideológicos o culturales considera que existen para revertir estas situaciones de discriminación?
 
Es necesario luchar contra la discriminación múltiple con medidas como la derogación de las leyes, políticas y prácticas discriminatorias que impiden que las mujeres y niñas con discapacidad gocen de todos los derechos consagrados en la Convención, y declarar ilegal la discriminación por motivo de género y sus formas interseccionales. También sería necesario adoptar leyes, políticas y actuaciones para garantizar la incorporación de los derechos de las mujeres y niñas en las políticas generales, y la inclusión de los derechos de las mujeres más marginadas en las políticas generales en favor de la mujer.
 
Otra cuestión fundamental pasa por eliminar todas las barreras que impiden o limitan la participación de las mujeres, y garantizar que ellas y sus organizaciones representativas se incluyan en el diseño, la aplicación y el seguimiento de todos los programas que afectan sus vidas.
 
También hay que recopilar y analizar datos sobre la situación de las mujeres y niñas en todos los ámbitos pertinentes y en colaboración con sus organizaciones representativas y garantizar que se tenga en cuenta el género en toda acción en materia de cooperación internacional, incluyendo datos y estadísticas sobre las mujeres en la aplicación de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, metas e indicadores, así como en otros marcos internacionales.
 
Es necesario adoptar todas las medidas apropiadas para garantizar el desarrollo, adelanto y empoderamiento de las mujeres mediante la derogación de cualquier ley o política que impida que las mujeres participen de forma efectiva y plena en las vidas política y pública y en igualdad de condiciones con las demás personas, incluido el derecho a constituir organizaciones y redes de mujeres y de unirse a ellas.
 
La adopción de medidas de acción positiva a favor del desarrollo, adelanto y empoderamiento de la mujer, en colaboración con sus organizaciones representativas es sin duda un forma de idónea para alcanzar el objetivo propuesto, así como apoyar e impulsar la constitución de organizaciones y redes de mujeres, promover y apoyar a las mujeres para que asuman posiciones de liderazgo en los órganos públicos de toma de decisiones a todos los niveles.
 
Otra cuestión importantísima se centra en dar impulso a investigaciones específicas sobre la situación de la mujer, y en particular investigaciones sobre los obstáculos al desarrollo, adelanto y empoderamiento de la mujer y apoyar y promover la cooperación internacional y la ayuda internacional de manera que sea coherente con todos los esfuerzos a nivel nacional por eliminar las barreras judiciales, prácticas, sociales y de procedimiento al pleno desarrollo, adelanto y empoderamiento de las mujeres en su comunidad, así como a nivel nacional, regional y global.
 
¿Qué tareas concretas deberían desarrollarse desde Naciones Unidas para conseguir que la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer sea aplicada de manera efectiva por los Estados?
 
Sugiero que el Comité de CEDAW centre sus actividades en los obstáculos principales que se han identificado, para así aplicar la Convención, celebrando días de debate general, elaborando recomendaciones generales, y proporcionando asesoramiento técnico a los Estados Parte en estas cuestiones.
"Sería interesante que el Comité de CEDAW considerara la posibilidad de adoptar una recomendación general sobre el artículo 5 de la Convención (estereotipos y prejuicios culturales)"
Sería interesante que el Comité de CEDAW considerara la posibilidad de adoptar una recomendación general sobre el artículo 5 de la Convención (estereotipos y prejuicios culturales). Es necesario solicitar a los Estados información sobre las medidas que emplean para cambiar actitudes a todos los niveles de la sociedad, desde el gobierno a las aldeas, el sistema educativo y el empleo, tanto formales como informales, los partidos políticos, los sindicatos, el ejército, y entre dirigentes religiosos y tradicionales.
 
Asimismo, el Comité de CEDAW podría interactuar con la sociedad civil y proporcionar ejemplos de algunas mejores prácticas que hayan logrado transformar la situación y mejorar los derechos de las mujeres y niñas, cambiando mentalidades y comenzando con la familia, para enseñar a los niños pequeños a respetar a sus madres y hermanas, y para que consideren a las niñas y mujeres como compañeras iguales en el desarrollo de sus comunidades y de la sociedad en general.
 
Además, el Comité de CEDAW podría interactuar con otros órganos de tratado e incorporar las cuestiones de las mujeres y niñas en su trabajo, en particular a través de recomendaciones generales y observaciones generales. Es necesario que los comités se abran y no trabajen en compartimentos aislados, dado que todos los asuntos que se abordan en los distintos órganos de tratado son relevantes para todas las poblaciones.
"A nivel nacional es necesario proporcionar formación a los distintos actores en los principios y el seguimiento de la Convención, involucrándolos en todos los procesos de aplicación y seguimiento"
A nivel nacional es necesario proporcionar formación a los distintos actores en los principios y el seguimiento de la Convención, involucrándolos en todos los procesos de aplicación y seguimiento.
 
Finalmente, hay que tener en cuenta que la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer es un instrumento internacional que afecta a la sociedad en su conjunto. Toda la sociedad, incluido el sector privado, debe asumir la responsabilidad de su cumplimiento. Si el sector empresarial o privado comete infracciones, deben señalarse e incluirse en las observaciones finales a los Estados Partes, para que se puedan tomar las medidas apropiadas al objeto de poner fin a la violación de derechos fundamentales.
 
  • facebook
  • twitter
  • linked in
  • enviar a un amigo
  • imprimir noticia
  • Logotipo de la Fundación ONCE. Abre una ventana nueva.
  • CERMI. Innovación social en discapacidad. Abre una ventana nueva.